I CONGRESO EUROPEO DE LAICOS OBLATOS

Publicado en por Administrador OMI Laicos

El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido. Me ha enviado a llevar la buena noticia a los pobres, a anunciar la libertad a los presos, a dar la vista a los ciegos, a liberar a los oprimidos y a proclamar un año de gracia del Señor” Lc 4, 18

 El fin de semana del 19 al 22 de junio se celebró en Pozuelo el primer congreso europeo de laicos oblatos con la asistencia de laicos y religiosos de Alemania, España, Francia, Irlanda, Italia, Polonia y Ucrania, así como de Mar Gómez,  superiora de las Misioneras Oblatas de María Inmaculada.

 El congreso comenzó con una visita a la casa donde fueron detenidos en julio de 1936 los 22 mártires oblatos españoles que serían asesinados posteriormente a causa de su fe. El testimonio de su FE, vivida entre los mismos muros donde nos encontrábamos fue, sin duda, el mejor de los inicios posibles para el congreso.

El mismo día 19 por la noche nos reunimos los 40 participantes junto con los traductores: Rita, Enma e Italo para ir conociéndonos y enterarnos de las diferentes realidades nacionales de los laicos oblatos. Así conocimos, entre otras muchas cosas: al movimiento Ninive de los jóvenes polacos, el festival de la vida de Ucrania, los trabajos de los laicos franceses en los santuarios, al COMI italiano que trabajando en los países más pobres junto con los oblatos, a los grupos de adultos y jóvenes alemanes preocupados tanto por la acción como la formación, al igual que los españoles. También supimos del encuentro mantenido a primeros de junio en Irlanda para compartir esperanza, camino y Carisma.

El sábado 20 amaneció llenó de luz en Pozuelo y con el mensaje de bienvenida de Fernando de la Paz, el provincial de la provincia española. Fue una jornada intensa en la que profundizamos , gracias padre Frank Santucci, en la melodía del Carisma Oblato: comprender que Dios me ama, comprender que Dios ama a todo el mundo a través de la mirada de Cristo Salvador en la Cruz, lo que nos lleva inexorablemente a la misión para mostrar al prójimo la experiencia de ser salvado y en la que nos fuimos conociendo un poco más en los grupos de trabajo multinacionales.

 Trabajamos por la tarde en el  significado de la Familia Oblata,  de acuerdo con San Eugenio y el Concilio Vaticano,  que no es un “Sol” de religiosos oblatos alrededor de los cual giramos los laicos oblatos sino a una familia: oblatos, oblatas, laicos casados, solteros o consagrados, todos atraídos por la fuerza de Cristo Salvador en la Cruz, todos evangelizándonos mutuamente, todos comprometidos en la misión hacia los más pobres.

Enzo Teodori abundando en la idea de la Familia Oblata nos dijo: “…los laicos no pueden ya considerar a los oblatos como formadores, o peor animadores, sino como indispensables compañeros de viaje con los que se comparte la responsabilidad de la misión evangelizadora”. La corresponsabilidad y la condivisión del carisma entre laicos y oblatos fueron palabras claves de esa jornada sobre las que habrá que seguir profundizando en las comunidades.

Después en los diferentes grupos tanto de jóvenes como de adultos y de religiosos se trabajó sobre el carisma oblato, sobre cómo cada uno de nosotros nos habíamos acercado a él, sobre el nombre de “laicos oblatos de María Inmaculada” y lo que entendíamos sobre la Familia Oblata. Una vez terminada  la cena, muy rica como todas las comidas, un numeroso grupo de congresistas guiados por Agustín y Jorge, dos de los congresistas españoles,  fueron a pasear por las calles de Madrid.

El domingo 21 lo dedicamos principalmente a las reuniones de las diferentes delegaciones por nacionalidades. Trabajamos en el retrato robot del laico oblato, en cómo podíamos ir avanzando para constituir la gran Familia Oblata en los diferentes países y en cómo llevar esta gran alegría de comunicación del Espíritu y de conocimiento de nuestros hermanos a cada una de nuestras comunidades.

Además de todas las reuniones, cada mañana y animados por las misioneras oblatas nos despertamos con la oración y en la tarde vivimos la Santa Misa cada uno en nuestra lengua, sin que eso fuera motivo de separación, muy al contrario lo fue de unión.

Todos deseamos tener muy pronto las actas y las presentaciones, así como el video del congreso para poder compartir en profundidad lo que este primer congreso ha significado con nuestras comunidades.

Gracias al Señor, gracias a María, gracias a San Eugenio, gracias a la comisión (Anne-Yvonne, Enzo y David), gracias a todos los que asististeis, gracias a toda la Familia Oblata por estas jornadas.

Agustín, Kiky, Nacho y Pilar.
 
Documento completo link

Etiquetado en Nos importa

Comentar este post